Cuáles son algunos cuidados para un perro en la vejez?

Sabías que desde los 8 años aproximadamente nuestros perrunos ya entran en la vejez?. y es en estos años que pueden empezar a perder habilidades y enfrentar enfermedades.

Cuando empezamos a ver en nuestros perros canas o pelitos blancos alrededor de la boca y los ojos, o alguna dificultad para hacer ejercicio físico; o cuando detectamos que no oyen bien o que no ven con la misma claridad que antes, hay que admitir que son los primeros síntomas de la vejez.

Los perros pequeños son más longevos que los grandes o gigantes. Los primeros pueden llegar en muy buen estado hasta los 15 años. Y hoy en día, con la alimentación y buenos cuidados, pueden vivir más y con mejor calidad.

Los perritos se pueden volver desorientados o pueden despertarse inquietos en la noche y deambular; olvidar el sitio donde hacían sus necesidades, estar susceptibles o presentar ansiedad por separación y apegarse demasiado a sus dueños .

Se recomienda ser pacientes ante la nueva realidad de nuestros amigos peludos. Por ejemplo, dormirán más, tendrán menos energía, podrán enfermarse. Por eso, los controles con el veterinario son claves. Es hora de retribuir toda la felicidad que nos han dado. Además, hay que tocarlos, peinarlos y acicalarlos , así nos daremos cuenta de cómo está la piel, si hay tumores o si presentan algún dolor físico al tacto y así consultar y tratarlos a tiempo .

La alimentación del perro anciano:

La alimentación del perro anciano, mayor o senior es sumamente importante, tiene necesidades distintas a las de un perro joven. Para ello es básico seguir estos consejos:

  • Un perro anciano debería estar proporcionado. No debe estar obeso. Mantener una figura óptima es muy beneficioso ya que evitamos que nuestro perro cargue peso excesivo en sus huesos y músculos.
  • Para asegurarte de que tu perro se encuentra bien alimentado es importante acudir al veterinario cada 6 meses para hacer una analítica y una revisión general descartando anemia u otros problemas.
  • Si tu perro se encuentra en buena forma física y come sin problema deberás cambiar su alimentación a un concentrado light o senior. Estos alimentos tienen menos calorías y son específicos para esta etapa de su vida. Recuerda que debe ser un alimento de calidad.
  • Si por el contrario nuestra mascota se encuentra demasiado delgada lo ideal es que intentemos hacer que suba de peso mediante comida para cachorros, rica en grasas.
  • Si observas que tu perro no bebe agua con frecuencia puedes intentar añadir caldo de pollo o pescado (si te lo acepta). También puedes aumentar el consumo de patés y comida húmeda, ricas en agua.
  • Tu perro debe tener agua fresca y limpia en abundancia. (si puedes en al menos dos (2) lugares fáciles de acceso para él).
  • En esta etapa de su vida puede que sus dientes se vean perjudicados, olvídate de darle duros huesos para roer, es preferible utilizar comida húmeda o suave para ello.
  • Puede ocurrir que el perro coma y escupa su comida, o que simplemente no quiera comer. En estos casos te aconsejamos buscar un concentrado (alimento) de mayor calidad e incluso preparar de forma ocasional dietas caseras. Acude al veterinario si no come.
  • Puedes añadir vitaminas a la dieta de tu perro si consideras que necesita un extra de energía, puedes consultar al veterinario o a un comercio de mascotas cómo debes administrárselas.
  • Si tu perro anciano come demasiado rápido y tienes miedo que sufra una torsión gástrica puedes esparcir el concentrado sobre un suelo limpio y desinfectado. De esta forma le ayudarás a utilizar el olfato y comerá más despacio.
  • Recuerda que en ocasiones los perros de edad avanzada y con problemas como la demencia senil pueden estar comiendo e irse (olvidándose de que están comiendo) en estos casos te recomendamos vigilar durante la ingesta.
  • También puede suceder que el perro anciano que sufre sordera o pérdida de visión no quiera comer si te encuentras cerca, es normal, ofrecerle confianza quedándote cerca es una buena idea.

Recuerda que si no alimentamos o hidratamos correctamente a nuestra mascota anciana, pueden aparecer problemas graves como la insuficiencia renal o los problemas cardíacos. Es importante revisar y comprobar que nuestro perro se nutre de forma adecuada.

Cuidados en el hogar:

Es normal que el perro anciano cambie de comportamiento o actitud dentro del hogar, quizás notas que te sigue de forma más exagerada: puede ser consecuencia de carencias en sus sentidos, tienen miedo de estar solos. Es mejor que les ofrezcas confianza y que siempre cuentes con ellos para ir a la cocina o al salón, te lo agradecerán. Además es importante revisar los espacios de tu hogar, si hay escaleras tener cuidado que no se caiga, recuerda que perderá habilidad para andar por ellas. Si hay plantas u obstáculos hacer que tenga un espacio libre de cosas que le puedan hacer daño o golpearse, recuerda que su visión se reducirá en gran medida.

Es importante también, si hay más mascotas en tu hogar, vigilar que no abusen o maltraten al perro con vejez, un perro de menor edad suele verlo como obstáculo y querrá lastimarlo en muchos casos, en otros sin querer hacer daño querrá jugar solamente. Él ya no tendrá la misma fuerza para defenderse o actuar en tales casos.

Si tu perro tiene demencia senil es importante intentar mantener un orden dentro del hogar para que no se sienta desorientado.

Mantén un espacio tranquilo para que él pueda descansar cuando lo requiera.

Además y por lo general, debido a la edad algunos perros empiezan a tener dolores en su cuerpo: de huesos, de musculatura… También les cuesta regular la temperatura. Por este motivo es básico que dispongan de una cama amplia, cómoda y acolchada donde reposar, recuerda que los perros mayores duermen mucho.

Cuidados en la calle:

Si sacas de paseo a tu mascota mayor, mantenlo siempre vigilado, y dale recorridos mas cortos, cuidando no le de mucho el sol y manteniéndolo hidratado siempre. No olvides, sus sentidos de vista y olfato ya no son los mismos y él dependerá mucho más que antes de tu ayuda y guía.

No olvides que la vida de los perros se parece cada vez más a la humana, cada vez hay más estudios que lo ratifican. El control de su salud y tomar medidas para darle a nuestra fiel mascota canina una calidad de vida óptima en sus últimos años de compañía sólo está en nuestras manos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *