10 cosas que los perros nos enseñan- Parte II.

Continuamos con la II parte del articulo que nos recuerda algunas maravillas que nos enseñan nuestros amados perrunos en nuestras vidas.

6. No corrigen el pasado:

No se puede corregir el pasado pero si hacer mejor el presente. A los perros sólo les interesa si su cuidador lo sacará de paseo ahora. Prometer algo que sucederá mañana no cuenta hoy.

Mantener nuestra palabra creará relaciones más solidas incluso con nuestros perros. Los seres humanos nos apegamos tanto a la idea de arreglar nuestros errores del tiempo que ya pasó, que terminamos por descuidar el que está ocurriendo. Lamentablemente, en algún lugar de nuestra extraña mente humana, creemos que siempre va a estar ahí. Sostener el ayer nos impide ver el hoy y avanzar hacia el mañana.

7. Viven al máximo:

Sólo basta con ver a un perro cuando saca la cabeza por la ventana. Vivir el momento es una de sus grandes enseñanzas. Los perros no giran la cabeza al pasado, tienen expectativas, ni elaboran planes a corto, medio o largo plazo para sus vidas. Su rutina es la rutina más sencilla y, al mismo tiempo complicada de llevar: comer, hacer caca, jugar, dormir y amar.

Los perros nos huelen, aspiran las flores y además cierran los ojos siempre que se les acaricia. La próxima vez que salgas a pasear en coche, saca la cabeza, te sentirás como un perro que vive el momento.

8. Aman a prueba de balas:

Un perro no necesita conocerte durante años antes de llegar a amarte. Ellos son muy sensitivos e instintivos y sabrán a quien darle su amor, pero no tardarán toda la vida en entregárselo. Tu cachorro no aguantará su amor hasta que tu les demuestres que lo quieres; te lo dará por su propia iniciativa emocional. Tampoco se lo piensan mil veces, simplemente te lo dan. Cuanto más amor, mejor.

9. Son como son:

Un boxer nunca deseará ser pastor alemán, y un bulldog no querrá tener la patas que tiene un galgo. Ellos son como son y están muy cómodos en su propia piel.

Un excesivo y valioso tiempo perdemos los humanos viéndonos al espejo anhelando tener lo que no tenemos y ser quienes no somos. Buscamos vernos según una versión de perfección que realmente no existe, en lugar de aceptarnos con todas nuestras características, sean las que sean.

Y es que la vida sería demasiado aburrida si todos fuéramos iguales, sin diversidad y originalidad alguna, incluidos animales y seres humanos. La aceptación propia y ajena es la verdadera clave de la felicidad.

10. La lealtad y confiabilidad es su fuente de respeto:

Ser leal, es una de las cualidades más importantes y que, por desgracia, está en peligro de extinción… y ni hablar de ser confiable. No hay animal más leal en el mundo que el perro, él está ahí en las buenas y en las malas sin condición alguna. El perro confía su propia vida, a su cuidador, con los ojos cerrados. Existen personas que confían más en su propio perro que en otras personas, incluso, dentro de su círculo más cercano.

Estar presente y ser un buen amigo, padre, socio, hermano y amante nos enriquece de muchas maneras y hace que construyamos relaciones fuertes, positivas y eternas a nuestro alrededor. Pensar en ser menos egoístas y más generosos, leales y confiables.

Fuente: expertoanimal.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *