5 Tips para escoger un buen veterinario.

1. Lo principal es verificar su acreditación personal y que no tenga sanciones:

Ingresando al sitio web del Consejo Profesional de Medicina Veterinaria y de Zootecnia de Colombia ( en el caso de mi país), podrás verificar la titulación y la tarjeta profesional de tu médico veterinario. De igual manera, encontrarás un listado de los veterinarios sancionados, incluyendo los motivos y las violaciones que llevaron a cabo.

2. Realizarle al veterinario una entrevista:

Es de suma importancia ser precavido cuando hablamos de la salud de nuestra mascota, por consiguiente, es mejor tener cierta información de manera previa; es decir, no esperar hasta necesitar de carácter urgente a nuestro veterinario. La información principal que debemos tener presente es la siguiente:

¿Horario de atención?

¿Cuenta con servicio de urgencias?

¿Hay atención a domicilio?

y otras como: la afluencia de clientes, servicios adicionales tales como peluquería, cirugía, guardería, etc.

Tener muy presente el costo de: visitas, revisiones, vacunas y demás servicios.Conocimiento sobre la raza de nuestra mascota. etc.

3. Visita – Confianza:

Es relevante reiterar el factor de prevención, visitar al veterinario con tiempo y no con el afán y angustia que es inherente a una urgencia. Visitar con anterioridad al veterinario es de mucho valor, adquirimos un concepto propio tanto del veterinario en su posición profesional como de la veterinaria y su espacio. Después de la visita se podrá hacer un análisis con juicios sobre la confianza que nos genera el profesional y su lugar de trabajo.

También resulta muy adecuado realizar esta visita con nuestra mascota para ver el trato que el veterinario tiene con ella. Entre mayor cantidad de elementos de juicios tengamos, más fácil será tomar una decisión con fundamentos y que nos genere confianza.

4. Ubicación:

Buscar una veterinaria que tenga una ubicación estratégica con respecto a nuestro lugar de residencia: entre mayor facilidad tengamos para desplazarnos, mayores ventajas tendremos. Esto no aplica únicamente en caso de emergencia, también para actividades cotidianas como la compra del alimento, la peluquería o las vacunas.

5. Comunicación:

Sin una buena comunicación es muy difícil entendernos, en estos casos tiene que existir una relación de confianza entre las tres partes, el veterinario, tú y claramente, tu mascota. De esta manera, se facilitarán las cosas, generando mayores garantías y fortaleciendo el aspecto de la confianza.

La comunicación no puede estar ligada exclusivamente a la empatía, hay que tener en cuenta las facilidades técnicas. Hoy en día existen diversas plataformas (redes sociales) para comunicarse, es un plus tenerlas a la mano y que nuestro veterinario también haga uso de estas, creando múltiples canales de comunicación, lo cual resultará de gran ayuda en una situación de emergencia. También tenemos que conectar la comunicación a la disponibilidad, de nada sirve tener los canales si el receptor no está presente, nunca estamos exentos de que una urgencia nos surja en un horario inusual.

Fuente:ringo.com.co

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *