Qué puedo hacer para que mi perruno NO coma con ansiedad?.

Muchos dueños de perrunos, se encuentran con que su perro come con ansiedad, como si no hubiera un mañana. Esta conducta es preocupante porque lleva al perro a atragantarse en ocasiones, a regurgitar la comida porque no la ha masticado bien, a tener muchos gases…etc.

Las digestiones se complican, por eso, y para evitar sustos, es necesario entender esta conducta y, sobre todo, ponerle solución.

Por qué mi perro come con ansiedad?

El instinto de supervivencia empuja a estos perros a devorar la comida ante posibles “gorrones” que puedan aparecer y este instinto está más desarrollado en unos perros que en otros .

Cómo solucionar la ansiedad por comer del perro:

Para poder reducir esta ansiedad te aconsejo que sigas unas pautas muy sencillas pero estrictas con tu perro. De esta forma verás cómo con el tiempo se va reduciendo este comportamiento.

Dar de comer siempre a las mismas horas:

Intenta dar de comer a tu perro siempre a las mismas horas cada día.

Si tu perro tiene un horario estricto de comidas, su cuerpo se regulará como un reloj y estará preparado para comer cuando le toque, sin que la ansiedad por no saber cuándo le toca comer aparezca.

Dar de comer en varias tomas:

Sabemos que los cachorros menores de 6 meses deben hacer tres tomas diarias de comida.A partir de los 6 meses y hasta el año, suele recomedarse pasar de tres a dos tomas diarias.

Y a partir del año, cuando el perro ya es adulto, pasar a una sola toma diaria.

En perros voraces, no es aconsejable pasar a una sola toma diaria, porque la ansiedad se acrecentará con tal de saciar el hambre.

Apuesta por darle dos tomas al día cumpliendo con las horas a rajatabla. (sé disciplinado, es por el bien mútuo).

No caer en la tentación de darle entre horas:

Una cosa es darle premios para reforzar conductas. Eso está muy bien. Otra muy diferente es dar pequeñas comidas cuando nosotros estamos comiendo algo.

Nos ponen carita de pena y caemos en la tentación de darles lo que sea. Pues con este mal hábito lo único que hacemos es reforzar la ansiedad que sufre.

Si cuando comes, el perruno te mendiga comida, le ordenas que vaya a dormir a su cama y te respete. Acabará acostumbrándose, y es por su bien.

Cambiar de cuenco:

Es la solución más rápida y eficiente: apostar por un comedero antivoracidad. Existen y dan muy buenos resultados porque obligan al perro a comer de forma pausada gracias a los obstáculos que se encuentran.

Algunos ejemplos son estos (y en el mercado se consiguen gran variedad de ellos):

Lo principal de la cuestión es evitar posibles atragantamientos, gases, hinchazón de estómago, problemas gástricos, vómitos, etc.

Educa a tu mascota y eduquémonos nosotros de paso en pro del bienestar mútuo.

Fuente:elblogdeuma.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *