La depresión en las Mascotas.

El perro, igual que el humano, es un animal que también puede verse afectado por los trastornos del estado de ánimo, y las causas pueden ser varias.

Si en los últimos días has visto cambios en la actitud de tu perro, puede que esté padeciendo depresión o tristeza, y ésta enfermedad puede ser muy peligrosa para él.  De hecho muchos perros mueren a causa de este estado de ánimo si no se les atiende debidamente. A los perros les gusta la rutina, tenerlo todo bajo control y la estabilidad. Si por lo contrario algo falla o se altera, pueden padecer estrés o ansiedad y que esto les lleve a la depresión.

Lo cierto es que existen razas que son más propensas a sufrir depresión, como los Terrier, por su carácter y personalidad. También los perros que provengan de protectoras de animales o refugios o hayan sido adoptados de adultos, básicamente por el cambio de entorno y de tipo de vida. Pero existen muchas causas, como agresiones o traumas, por ejemplo por un accidente de tráfico, o la pérdida brusca de un punto de referencia socioafectivo (abandono, muerte de un propietario o animal con quien tenía mucho apego), a veces también la depresión puede darse en cachorros que han sido separados de su madre de forma prematura.

Síntomas de la depresión en los perrunos:

Uno de los primeros cambios que podemos notar en nuestro perro es la falta de actividad o de relacionarse con otros perros o incluso con humanos o sus propios propietarios. En general, un can con depresión pierde el entusiasmo y presenta una clara apatía respecto a casi todo.

Otros comportamientos que nos permiten identificar el problema pueden ser la falta de apetito o por el contrario comer en exceso y aumentar de peso en muy poco tiempo. También hay una modificación en el hábito del sueño, normalmente los perros en esta situación duermen más, pero los más nerviosos e inquietos, puede que la depresión no les deje conciliar el sueño. Los peludos con este problema pueden presentar incluso comportamientos extraños, tales como ir de un lado a otro, esconderse durante largas horas y en los casos más graves, pueden presentar actitudes autodestructivas.

Cómo afrontar la depresión en el perro:

La primera opción que hay que tener en cuenta a la hora de tratar este trastorno del comportamiento en nuestro perro es acudir al veterinario, para que identifique el problema y nos diga cómo debemos actuar según las características de nuestro peludo.

Si el veterinario nos confirma que se trata de depresión, podemos empezar por dedicarle más tiempo a  nuestra mascota, jugar más con ella, interaccionar y sacarla a pasear con más frecuencia, para que le ayude a su estimulación mental. En la sección de juguetes para perros podrás encontrar todo tipo de juegos para entretener a tu peludo, y también podrás obtener una gama de juguetes interactivos y educativos, para estimular su mente.

Darles amor es lo más importante, además de proveerles los cuidados necesarios para su salud física como mental.

También es ideal llevarlo más a menudo a zonas donde haya concurrencia de otros canes, para que nuestro perro deprimido se socialice y presente cambios de mejora. También podemos considerar la posibilidad de incorporar otra mascota en nuestro hogar, aunque deberemos hacerlo de forma gradual y bajo total inspección.

Ya con esto amigos tenemos una mayor idea de lo que es la depresión canina, y el cómo lidiar con ella para que no afecte más a nuestras mascotas.

Fuente: petsonic.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *