El Celo en Perras – Parte II (Síntomas y ciclos).

Una vez más continuamos con el tema perruno, los ciclos del celo en las perras.

Las perras tienen un comportamiento característico cuando están con el celo e incluso dependiendo del ciclo en el que se encuentren puede variar mucho. Así pues vamos a ir repasando cuáles son los ciclos del celo en una hembra y sus correspondientes síntomas:

  • El ciclo del celo en fase de Poestro.
  • El ciclo del celo en fase de Estro.
  • El ciclo del celo en fase de Metaestro.

Ciclo del Poestro:

Ciclo en el que nuestra perra comienza a ovular y a manchar, tiene una duración de entre seis y doce días. Es completamente normal que veamos manchas de sangre en sus genitales y que incluso vaya manchando por casa o por la calle. Por lo general sólo sueltan algunas gotas de sangre pero en algunas ocasiones el manchado puede ser muy superior.

Durante el Poestro nuestra perra estará poco receptiva con los machos, es decir, no va a dejar que ningún macho la monte. 

Si las machas de sangre por la menstruación son un problema porque nuestra perra viva dentro de casa, podemos utilizar braguitas especiales para perras o compresas para perras. También podemos usar mantas viejas para cubrir nuestros muebles y camas, de igual manera recordemos nuestras perritas son muy cuidadosas en su mayoría y ellas mismas se asearán con el fin de mantener secas sus partes.

Ciclo del Estro:

Ciclo que sigue al Poestro y que a niveles generales tiene una duración de unas dos semanas aproximadamente. Dependiendo de cada perra este ciclo puede durar un poco menos o algunos días mas, aunque no muchos.

Durante el Estro la hembra ya no mancha y sus ovarios están totalmente preparados para ser fecundados por el semen de un perro macho, apreciaremos que sus genitales están algo más inflamados de lo habitual. En esta fase las perras en celo están muy receptivas, dejando que el macho que a ellas les guste las monte. Es la única fase durante la cual una hembra deja que un macho la monte y la fecunde.

Es completamente normal que intenten escaparse buscando un macho para procrear, por lo que recomendamos encarecidamente que nunca se suelte a una perra con este ciclo a no ser que queremos descendencia. Lo mejor es llevarlas atadas con correa y evitar pasar por lugares donde haya perros macho.

Su comportamiento es diferente durante el ciclo del Estro ya que se vuelven más mimosas y receptivas, más juguetonas e incluso alegres. Son cualidades que surgen con un único fin:  Atraer a un macho. Los machos lo pasan realmente mal durante esta fase de las hembras ya que el olor que estas desprenden los vuelven locos de amor.

Si finalmente se produce la monta es muy probable que nuestra perra quede embarazada y finalice su celo para comenzar el embarazo.

Ciclo final, El Metaestro:

Una vez finalizado el ciclo del Estro comienza lo que se define como ciclo del Metaestro, que no es otra cosa que un largo periodo de descanso sexual durante el cuál las perras no querrán procrear. Tiene una duración de unas veinte semanas durante las cuáles la perra no estará receptiva, no dejará que un perro la monte.

Durante este ciclo la hembra descansa hormonal y sexualmente, dejando un tiempo prudente hasta su próximo celo. No hay manchas de sangre ni genitales inflamados, todo vuelve a la normalidad y nuestra perra mostrará su comportamiento habitual.

Cómo evitar el celo?:

Existen técnicas muy efectivas para evitar que una perra tenga el celo, la principal es la castración aunque en perras podría denominarse cómo vaciado. Consiste en una operación muy habitual y poco peligrosa que evitará que nuestra perra ovule y en consecuencia evita al 100% que pueda quedar preñada.

La castración en perras está totalmente recomendada si no tenemos intención de que nuestra perra tenga descendencia. Con ella evitaremos que nuestra perra manche y tenga los ciclos y síntomas típicos de cualquier menstruación en perras.

Si no queremos castrarla, también podemos esterilizarla evitando así que se quede embarazada. Aunque esto no evita que tenga el celo cómo cualquier otro perro normal, simplemente evita que pueda tener descendencia. Si no queremos operarla para esterilizarla, existen inyecciones que actúan cómo anticonceptivos, de venta en clínicas veterinarias.

Fuente:soyunperro.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *