15 consejos para usar correctamente la correa de nuestro perruno.

¿Alguna vez te habías planteado la importancia que tiene el collar y la correa para tu perro? No te haces una idea de todo lo que supone. El animal se expone a cantidad de asociaciones negativas mientras pasea y si utilizamos mal este accesorio se pueden generar problemas de conducta a largo plazo.

En muchas ocasiones, los dueños de los perros con estos problemas suelen asociarlos a otras causas y por lo tanto es más difícil para el animal superar sus miedos o barreras de comportamiento. Imagínate que de golpe te ponen un elemento extraño en tu cuerpo: evidentemente para un cachorro es algo violento. ¿Cómo vamos a comparar pasear siendo libres a pasear con algo que te limita tu movimiento? Está claro que los perros lo notan.

Antes de todo, tenemos que asumir que llevar al perro sujeto por la calle es obligatorio, no solo por la seguridad de nuestra mascota sino también por la seguridad de los demás ciudadanos. Una vez que partimos de esta base, lo importante es empezar a trabajar en un paseo agradable con arnés o collar y en el que nuestro peludo disfrute. Con esto conseguiremos que el perro sea más feliz pero también potenciará la relación entre ambos.

¿Quieres saber cómo hacer que tu perro asocie la correa con algo positivo? :

Para ello hay que utilizar el condicionamiento clásico de Pavlov. Es algo simple que consiste en utilizar en el animal dos estímulos: el primero es desconocido y el segundo tiene mucho significado para él. Cuando se presentan los dos seguidos el desconocido pasa a tener significado que podrá ser positivo o negativo según el otro estímulo. Por ejemplo, le ponemos al perro la correa y luego le damos un premio. Entenderá que ponerse la correa es positivo.

En cambio, si el paseo siempre ha sido un desastre, con tirones, ahogo, rigidez… el perro sentirá que ponerse la correa es algo negativo. Además también asociará estos estímulos negativos con su dueño, con la zona en la que esté y con todo lo que se le cruce en esos momentos desagradables. Que todo esto le genere emociones incómodas puede hacer que el can reaccione de manera muy agresiva y no sepamos el porqué.

Una vez clara la importancia del buen uso de la correa vamos a darte algunos consejos para que a tu perro no le importe ir sujeto.

1. Analiza su lenguaje corporal:

Si tu perro huye, agacha la cabeza, gruñe, está nervioso… está claro que la experiencia no le está gustando. Tienes que analizar su lenguaje corporal para saber cómo actuar.

2. Empecemos de cero:

Tenemos que empezar a establecer relaciones positivas con todo lo que tenga que ver con la correa, el collar o el arnés. Utiliza un tono agradable, caricias y algún snack que le guste. 

3- Es mejor el arnés:

Siempre que puedas usa el arnés pues es más funcional que la correa. Y también correa larga antes que corta para que se sienta más libre. Trata de no utilizar con tu mascota collares que le ahorquen ni le lastimen, ni muy sueltos ni muy apretados. Es mejor el collar tipo arnés ya que distribuye el agarre entre el pecho y la parte de abajo junto al estómago.

Puedes coger y unir varias cuerdas para hacerla mas larga.

4. Cómo colocar la correa:

Intenta no tener una postura amenazante cuando coloques los elementos de paseo: agáchate, ponte de lado y no lo manipules bruscamente. 

5. Buen tono y mimos:

No olvides siempre que le pongas la correa hablarle suave de forma cariñosa y darle una buena ración de mimos. 

6. Paseando con paciencia:

Si el perro empieza bien pero al rato se pone nervioso no desistas: buen tono, paciencia y algún premio para felicitarle por sus esfuerzos.

7. Encuentros no deseados:

Si ves que algún perro va hacía tu mascota y no quieres que se encuentre con él no le regañes ni des tirones con la correa. Ésto le pondrá nervioso y le hará daño. Solamente aléjalo poco a poco del potencial riesgo.

8. Creando estímulos negativos:

Cada vez que castigues a tu perro por no reaccionar a la correa como a ti te gustaría, estarás creándole una asociación negativa y más adelante te traerá problemas de comportamiento. Trátalo suavemente.

9. Trabaja los puntos débiles:

Si percibes que al perro no le gusta una situación como, por ejemplo, pasear atado cuando hay otros perros cerca pero es necesario por su seguridad tendrás que trabajarlo poco a poco.

10. Refuerzos positivos a tope:

Si tu perro se encuentra con otro can o persona y eso le incomoda prémiale durante el encuentro para que se lleve una buena impresión. 

11. No fuerces las situaciones:

Si ves que el paseo se está complicando y que tu perro no lo está pasando bien nunca le fuerces. Las cosas se consiguen paso a paso. Regresen a casa.

12. Puede ser complicado:

No desistas si al principio no ves frutos, no es una tarea fácil porque no podemos controlar todo lo que sucede al rededor pero con cariño y paciencia todo se consigue. ¡Usa esos atributos!

13. Evita errores comunes:

Hay cosas que no le gustan nada al perro. Una de ellas son los tirones ya mencionados pero hay otras como no permitirle olisquear, acortarle la correa o dar paseos muy cortos que le producen malestar.

14. Paseos tranquilos:

Te aconsejamos que para comenzar los paseos sean tranquilos y relajados sin muchos estímulos ni encuentros. Por la noche o a primera hora de la mañana son buenas horas.

15. Si no consigues dominarlo:

Si tu perro es rebelde o se estresa con la correa y necesitas una ayuda más particular puedes acudir a un veterinario o un adiestrador de perros que podrá asesorarte. Con el acompañamiento perfecto tu mascota te lo agradecerá.

Espero les sean muy útiles estos consejos, algunos son sencillos, otros requerirán de más paciencia y mucho amor para lograr tu mascota y tú disfruten al máximo de esta experiencia tan necesaria del día a día.

Fuente: muyinteresante.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *