Cómo ayudar al perruno a no temer a las tempestades?.

Temblores o esconder el rabo entre las patas son señales que muchos notan por estos días de fuertes lluvias en sus mascotas.

La temporada de lluvias llega y mientras el sonido que produce el choque de las gotas de lluvia contra el techo o las ventanas a muchos les produce calma a otros les inquieta, especialmente cuando se forman tempestades con truenos y relámpagos.

Así como los humanos, nuestras mascotas también reaccionan ante este fenómeno natural y la brontofobia —miedo a las tempestades—, más de lo que pensamos.

Según un estudio realizado por la Universidad de Pensilvania, publicado en la revista científica Applied Animal Behaviour Science, entre el 15% y el 30% de los perros tienen miedo a las tormentas y reaccionan con episodios de estrés.

Los temblores, echar las orejas hacia atrás, esconder el rabo entre las piernas y ocultarse buscando refugio en algún lugar recóndito de la vivienda pueden ser algunas de las manifestaciones de pánico en los canes. Si presenciamos algunos de estos comportamientos durante una tempestad,  expertos indican que se debe evitar intentar calmarlo con caricias, porque se le crea más inseguridad y se le reafirma en su actitud temerosa. Por otro lado, tampoco se le debe castigar cuando tenga uno de estos episodios. Veterinarios recomiendan procurar mostrarse indiferente frente a la situación. A su vez, es de vital importancia permanecer junto a ellos durante la tormenta, pues esto es importante para su seguridad.

En una publicación de National Geographic, Kelly Ballyntyne, profesora clínica adjunta de la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad de Illinois, recomienda prestar especial atención al comportamiento del animal para detectar dónde este se siente más seguro. Seguidamente, se debe adaptar la zona para que sea más cómoda añadiendo máquinas de ruido blanco —algunos electrodomésticos en marcha como la lavadora o el secador de pelo, al igual que un ventilador o la televisión cuando no está bien sintonizada— para aplacar el ruido de los truenos. También se le puede ubicar allí su cama y ponerle sus juguetes favoritos, pues mordiéndolos puede liberar estrés.

Otros expertos recomiendan poner música suave y relajante que también ayude a apaciguar el fuerte ruido que produce la tempestad.

Habituarse a la situación:

La etóloga Teresa Marías, autora del blog Etología familiar, explica que la propensión al miedo o a la ansiedad depende de varios factores, uno de ellos es la personalidad del animal.

“Es muy importante exponer al perro a una edad temprana a estímulos variados, sobre todo durante la etapa de socialización (aproximadamente de la semana en la vida del perro). Esta fase es crucial para que el cachorro, si se le han presentado suficientes estímulos, aprenda a reaccionar ante ellos con curiosidad y no con miedo, y si algo le asusta pueda recuperarse en menos tiempo, y que no le provoque una ansiedad más profunda que le deje marca”.

“Si el dueño coge en brazos a su cachorro y sale corriendo a casa cada vez que hay tormenta, lo que aprende el perro es –si llueve y hay ruido, huye, es peligrosísimo– o si se le acaricia cuando está muy inquieto mientras gruñe, jadea o tiembla, el perro lo tomará como un premio por su comportamiento ansioso, y tampoco aprenderá a relacionarse con el objeto”, especifica.

Si el miedo a las tempestades es muy alto, se podría ayudar al animal reproduciendo videos de lluvia mientras se juega o realiza cualquier actividad habitual, la clave es mantener la calma.

Remedios naturales:

Al igual que con los humanos, existen algunos remedios naturales de preparación simple en casa que pueden ayudar a los animales a relajarse ante una situación de estrés provocada por una tormenta.

Maria Paula Obando, cofundadora de DogCrowd —un emprendimiento social que promueve la educación como herramienta para construir una sociedad más responsable con los animales— recomienda la valeriana y la manzanilla en pequeñas dosis.

Otros expertos recomiendan usar las flores de Bach, las cuales se les pueden frotar suavemente sobre sus patas, nariz y oídos para que se relaje. También se les puede adherir a su comida antes o durante la tormenta.

En caso de querer intentar estas opciones, es importante consultar a un veterinario de confianza.

Cinco consejos básicos:

1. Prevenir la ansiedad en el perro. La prevención es el mejor remedio contra el miedo del can a las tormentas. Tratar de relacionar la llegada del temporal con una experiencia positiva (juegos, caricias) es una buena idea para evitar que nuestro peludo amigo desarrolle un temor exagerado a los días grises.

2. La radio puede calmar al can. Igual que ocurre con los cachorros cuando se quedan solos en casa, la radio suele ser una buena compañera para un perro con miedo a los truenos. Optar por música instrumental y relajante es otro modo de evitar la ansiedad en el animal.

3. Un can protegido del agua tiene menos miedo. Contar con un techo, mejor en casa y a nuestro lado, es de gran ayuda para evitar el estrés en el perro durante los aguaceros. Además, la ropa de lluvia (chubasqueros caninos y paraguas entre otros) es de gran ayuda para evitar que el animal tema la llegada del paseo.

4. Feromonas antiestrés. Calmar a un animal que siente un temor exacerbado durante las tormentas es, en ocasiones, complicado. Ciertas feromonas comerciales ayudan al animal a rebajar, en parte, su tensión. En cualquier caso, lo correcto es consultar antes con un veterinario o etólogo canino.

5. Tratamientos para rebajar la sensibilidad del animal. En algunos casos, nuestro peludo amigo necesitará ayuda especializada, es decir, un etólogo canino que pueda tratarle. Hay diferentes técnicas indicadas para acostumbrar al animal, de forma paulatina, a los ruidos de la tormenta. Entre ellas, los denominados tratamientos desensibilizantes, que tratan de que el animal se habitúe, poco a poco, a los días grises con truenos.

Fuente:elherlado.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *